27 de febrero de 2024
PolicialesSalta

El jueves comienza el juicio por el crimen de la docente Sandra Palomo

Compartir

Este jueves 3 comenzará el juicio por el femicidio de la docente Sandra Palomo y que tiene como autores a cuatro jóvenes acusados de haber participado del crimen. La docente fue atacada a puñaladas durante un robo ocurrido en agosto de 2019 y por el que fue señalado como autor material un chico de 15 años, declarado inimputable por su edad.

El debate oral y público por el crimen de la docente Sandra Silvia Palomo (53) estará a cargo de la Sala IV del Tribunal de Juicio, presidida por la jueza Norma Beatriz Vera.

Al juicio llegarán detenidos Ian Esteban Caro (20), Ricardo Nahuel Bonifacio (20) y otros dos jóvenes que al momento del hecho eran menores de edad. Todos ellos acusados de haber sido partícipes secundarios del homicidio agravado por ensañamiento y alevosía de Palomo.

Un quinto joven, que fue sindicado como el autor material del ataque, tenía entonces 15 años, motivo por el cual fue sobreseído por inimputable por el Juzgado de Garantías 8 de de Salta en orden al delito de homicidio calificado por alevosía, ensañamiento criminis causa y por mediar violencia de género.

Los dos acusados mayores se encuentran detenidos con prisión preventiva en la Alcaidía General de la Ciudad de Salta, mientras que los otros dos acusados están alojados en la Unidad Carcelaria local. Por su parte, el señalado autor material del ataque permanece a disposición del juez de Menores 1 y la fiscalía pidió que sea alojado en un instituto de máxima seguridad y sometido a un tratamiento psicológico y psiquiátrico.

Los Hechos

El 31 de agosto de 2019 Palomo salió en su camioneta a hacer compras en un supermercado para festejar el cumpleaños de su nieto y no regresó, por lo que sus familiares realizaron la denuncia correspondiente. Al día siguiente su cuerpo fue encontrado en una zona rural, sobre calle Gato y Mancha, próximo al río Arenales, en el sur de la capital salteña.

Según la fiscal, el objetivo era apropiarse de la camioneta de la docente, tal como el sospechoso lo había anunciado previamente a su entorno social y familiar y por las redes sociales.

Sobre los otros acusados, la presentación fiscal establece que la ayuda posterior que le prestaron al autor “configuraría una participación secundaria”, toda vez que los mismos, teniendo conocimiento del hecho que iba a cometer, aguardaron su llegada una vez consumado.

Luego, lo ayudaron a buscar el lugar propicio para descartar el cuerpo de la víctima, previo haber “usufructuado el vehículo obtenido en el hecho y utilizarlo para trasladarse, a modo de entretenimiento, por distintos puntos de la ciudad”.

A esto lo realizaron, primero, transportando el cuerpo sin vida de la víctima y luego colaborando en lavar el rodado con el fin de hacer desaparecer los rastros del crimen, y alguno de ellos llegó incluso a asistir a una fiesta luego de descartar el cadáver de la víctima en un lugar donde pensaron no iba a ser encontrado, según detalló la fiscal.

La causa se inició por una denuncia realizada por la hermana de la víctima y el vehículo fue hallado la madrugada siguiente, a dos cuadras de su propia casa, con rastros de sangre y violencia en su interior, tras lo que fue encontrado el cadáver.