15 de julio de 2024
Salta

En la sede del PJ hubo pocos dirigentes y militantes ¡Golpeó durísimo!

Compartir

Caras largas, pocos dirigentes y un par de decenas de militantes, algunas lágrimas y resignación. El paisaje lúgubre que se vio anoche dentro de la sede del Partido Justicialista salteño, que fue el búnker del oficialismo en la provincia, no tuvo precedentes para una elección presidencial.

La sede partidaria de Zuviría al 900 se vació minutos después del discurso que brindó Sergio Massa para reconocer su derrota en los comicios, que se transmitió en una pantalla gigante frente a la que había apenas unas pocas decenas de espectadores. Entre ellos, la figura política más relevante fue Marcelo López Arias. Mientras escuchaba al hasta ayer ministro de Economía de la Nación, el exsenador nacional, quien también ocupó diversos cargos de representación, consolaba a una joven militante quien lloraba desconsolada. Estuvieron, también, el presidente de la Cámara de Diputados de Salta, Esteban Amat Lacroix, y el secretario general de PJ salteño, Antonio Hucena, ambos autoridades partidarias del peronismo local. Y no mucho más.