4 de marzo de 2024
Salta

Lesa Humanidad: Piden 25 años de prisión para Marcos Levin por el secuestro y tortura de 17 salteños

Compartir

Requirieron ayer la imposición de 25 años de prisión para el expropietario de la empresa “La Veloz del Norte”, Marcos Jacobo Levín, y de 23 años de prisión para el exjefe de personal de la firma, José Antonio Grueso, y para el ex titular de la Comisaría Cuarta de Salta, Víctor Hugo Almirón, por crímenes de lesa humanidad contra 17 trabajadores de aquella transportista.

La fiscalía calificó las detenciones como “quirúrgicas” y explicó que no se podrían haber ejecutado sino con el aporte del empresario, pues no existe ninguna prueba de que se hayan realizado tareas de campo para ubicar a cada uno de los trabajadores, que -como coartada- habían sido denunciados en sede penal por un fraude a la firma.

El imputado Grueso, durante la audiencia.

Los representantes del MPF consideraron a Levin el instigador de los delitos de “privación ilegal de la libertad cometida con abuso funcional agravada por haberse cometido con violencia y amenazas en concurso real con imposición de tormentos agravada por ser las víctimas perseguidas políticas” en perjuicio las 17 víctimas

A Grueso, en tanto, lo acusaron en calidad de partícipe necesario de los delitos de privación ilegal de la libertad cometida con abuso funcional agravada por haberse cometido con violencia y amenazas y por su duración de más de un mes en perjuicio de Víctor Manuel Cobos, en concurso real con privación ilegal de la libertad cometida con abuso funcional agravada por el uso de violencia y amenazas, en perjuicio de otros 16 empleados, hechos que concurren en forma real con el de imposición de tormentos contra 17 víctimas, agravado por tratarse de perseguidos políticos.

El excomisario Almirón fue acusado por la fiscalía como autor mediato de los delitos de privación ilegal de la libertad cometida con abuso funcional, agravada por haberse cometido con violencia y amenazas, en concurso real con imposición de tormentos, agravada por ser las víctimas perseguidas políticas, en perjuicio de 16 víctimas.