13 de abril de 2024
Cuando el río suena...Salta

¿Adiós al voto electrónico? Salta inicia el camino hacia la boleta única de papel

Compartir

La provincia ha comenzado a impulsar su propia reforma del sistema electoral. Se anunció oficialmente que el proyecto se someterá a un diálogo con los partidos políticos que actúan en Salta y uno de los temas a consultar será la implementación de la Boleta Única de Papel. Este es un año sin elecciones, que es cuando se deben hacer cambios de este tipo y el objetivo ya expresado por Gustavo Sáenz es el de evitar tener que realizar cuatro votaciones para elegir autoridades provinciales y nacionales.

En los últimos quince años descartar ese instrumento electoral fue inaceptable, aunque se acumulaban estudios especializados que apuntaban principalmente a la falta de seguridad de su inviolabilidad. Cuando en 2016 se quiso imponer en todo el país, el CONICET, a pedido del Ministerio de Interior, hizo un informe en el que recomendó al Gobierno Nacional “no avanzar en el corto ni mediano plazo con la implementación de la boleta única electrónica”.

El funcionamiento de ese elemento para la expresión de la voluntad popular fue el tema principal de la reunión que este martes tuvo en Córdoba el ministro de Gobierno Ricardo Villada con la vicegobernadora de esa provincia, Myrian Prunotto. La funcionaria dio detalles de las virtudes de la Boleta Única de Papel. Se hizo especial hincapié en que se termina con el dinero que se daba a cada partido político para la impresión de papeletas; la tarea queda en manos del Estado.

Solo son tres las provincias que usan esta boleta: Córdoba, Santa Fe y Mendoza. Sin embargo, se trata del sistema de votación más común en América Latina y el mundo.

Se indica que una de sus principales ventajas es que los votantes tienen garantizada la oferta electoral completa en el cuarto oscuro. El costo es otro de los aspectos positivos. En 2023, en las elecciones generales cordobesas se gastaron casi 235 millones de pesos. En Salta, en cambio, el gasto fue de alrededor de 900 millones de pesos, según la información disponible y en su contratación no hay compulsa: el proveedor es único.