21 de junio de 2024
Cuando el río suena...destacadas

Hipócritas… Fayón el sobrino de Romero, socías de Zapata y Estrada, a este no lo denuncian

Compartir

La hipocresía es un mal que muchos intentan disimular, pero no pueden ocultar cuando las evidencias profesan en su contra. Según la Real Academia Española, la hipocresía se define como la práctica de actuar de manera contradictoria a las creencias o valores que se expresan. Este mote claramente aplica a dos legisladores nacionales salteños que viven denunciando actos de corrupción, pero cuando les roza de cerca, miran a otro lado.

Recientemente, una auditoría a nivel nacional del Ministerio de Capital Humano, bajo la dirección de Sandra Pettovello, reveló una situación preocupante relacionada con la asistencia alimentaria proporcionada por el gobierno anterior. De más de 2.600 establecimientos que recibían apoyo estatal, cerca del 50% de los comedores y merenderos populares eran “inexistentes”. En uno de ellos, incluso, funcionaba un barrio privado.

Además de estas irregularidades, se sumaron denuncias por prácticas extorsivas y una serie de allanamientos dispuestos por la Sala I de la Cámara Criminal y Correccional Federal. Pero cuando estos hechos ocurren en Salta, “La Libertad Avanza” parece ignorar estas acciones negativas contra los vulnerables en nuestra provincia. El diputado nacional libertario Carlos Zapata y su aliado político, el kirchnerista Emiliano Estrada, han permanecido en silencio ante hechos análogos descubiertos en Salta capital durante la administración de Bettina Romero.

La hipocresía es evidente cuando estos legisladores no levantan la mano para denunciar lo que la justicia salteña investigó y terminó por allanar en estos días. Tomó amplia trascendencia cómo un exfuncionario de la exintendenta Bettina Romero tenía comida y enseres destinados a personas vulnerables guardados en su casa. Sin embargo, ni Zapata ni Estrada han hablado de este acto de corrupción.

Entre los bienes hallados en la finca de Emilio Fayón, que además es ahora asesor del senador nacional Juan Carlos Romero, se encontraron mercaderías, sillas ortopédicas, calzados y ventanas destinados a personas en estado de vulnerabilidad. Los allanamientos fueron ordenados en el marco de una investigación de la fiscal penal de la Unidad de Delitos Económicos Complejos, Ana Inés Salinas Odorisio. Fayón, es primo de la exintendenta Romero y sobrino del tres veces gobernador de Salta y actual senador nacional Juan Carlos Romero.

La denuncia fue presentada en diciembre por la Oficina de Obras y Desarrollo de la Municipalidad salteña por posibles delitos económicos relacionados con la sustracción de materiales, mercadería y otros bienes de los depósitos municipales ubicados en el parque industrial.

Ante la complejidad de la situación y las evidencias recabadas, la fiscal Salinas Odorisio solicitó al Juzgado de Garantías el allanamiento de la vivienda y la finca, así como el secuestro de los elementos que se pudieran encontrar, con el fin de recabar más pruebas que permitan esclarecer los hechos denunciados y determinar la responsabilidad de los involucrados. La investigación surgió en diciembre pasado ante lo que se configuraba un delito al encontrarse los galpones municipales vaciados.

Todo está a la vista. El diputado nacional Zapata, siempre enfocado en la gestión de la cosa pública, no puede negar que mientras se allanaba, un secuaz de Fayón aún con la camiseta puesta de Olmedo, Emilia Orozco, intentaba disimular ante la policía lo que tenía escondido en esa propiedad de Fayón. Espera la sociedad salteña que ambos legisladores, en particular Zapata, procedan como es habitual a denunciar a los exfuncionarios públicos descubiertos en flagrante delito. Le paso el nombre: Emilio Fayón, sobrino del senador Romero. Acompañaremos su denuncia; los estamos esperando.

Será Justicia!!!