13 de junio de 2024
Uncategorized

¡Lo primero es la familia! Bettina Romero quiere asegurarle a su tío continuidad laboral en el tribunal del faltas

Compartir

A menos de 40 días de finalizar su mandato, la Intendenta de Salta Capital Bettina Romero, quiere dejar a su tío, el controvertido Daniel Amador, actual secretario de Economía, Hacienda y Recursos Humanos,  como miembro del Tribunal de Cuentas. Nada le importa, ni los reclamos de los gremios, ni la opinión publica que no ve con buenos ojos que los Romero sigan ocupando puestos en la administración pública.

Amador no sólo es familiar de la actual intendenta sino uno de los responsables del millonario déficit que dejarán al nuevo intendente Emiliano Durand, que asumirá en diciembre próximo, con obras sin terminar, otras mal hechas, superpoblación de empleados otrora punteros pasados a planta permanente entre gallos y medianoche entre otras cuestiones.

La decisión de la intendenta se conoce horas después de que la concejal Agustina Álvarez anunciara que denunciará penalmente la gestión por supuestas irregularidades en la obra de la Plaza 9 de Julio.

Así las cosas, este lunes ingresó a la Mesa de Entrada del Concejo Deliberante el expediente 59.068, por el cual se le solicita a Darío  Madile, presidente del cuerpo legislativo, que de acuerdo al artículo 2º de la ordenanza 5.552 y 42º de la Carta Municipal, ley 6.534, preste acuerdo para la designación de Amador en el cargo de Vocal Nº5 del Tribunal de Cuentas.

Cabe recordar que ese cargo lo ocupa Guillermo Durán Cornejo, quien deberá renunciar para asumir su banca como legislador provincial a partir del 10 de diciembre.

Las autoridades del cuerpo son Fernanda Yanakis, Vocal 1, el recientemente nombrado Benjamín Cruz, exsecretario de Gobierno Vocal 2; Sócrates Paputsakis, Vocal 3; la vocalía 4 está vacante, Ana Díaz Gálvez, Vocal 5.

Benjamín Cruz, un  caso similar

Cabe recordar que la designación de Benjamín Cruz también generó revuelo entre los concejales de Juntos por el Cambio que dieron voto negativo al acuerdo, a excepción de la radical Laura Jorge Saravia.

En la oportunidad también se cuestionó el accionar de la concejal Emilia Orozco -actual candidata a diputada nacional por La Libertad Avanza-, quien se retiró a la hora de la votación. En tanto, Paula Benavides de Salta Independiente estuvo ausente.

JxC cuestionó la designación de Cruz por haber sido parte de la gestión municipal y marcaron el contrasentido de controlar desde el Tribunal de Cuentas a un Ejecutivo que fue parte.

Si bien hubo cuestionamientos de la Unión de Trabajadores Municipales (UTM) y de algunos otros sectores, no hubo presentaciones  o impugnaciones.

De esta forma, Bettina Romero no solo se asegura una menor rigurosidad en los controles en su gestión, sino que deja dos alfiles dentro del organismo en las figuras de Amador y Cruz.  

Otros nombramientos

También se cuestionó desde los gremios municipales los nombramientos irregulares en cargos de la estructura inferior sin concursos y en cargos aún inexistentes de al menos 40 empleados.

Se suma además el pase a contratados de empleados de planta política, que les permitirá luego ingresar a la planta permanente municipal.

Ambas decisiones se plasmaron en los decretos 243 y 244, ambos firmados por Daniel Nallar, secretario Legal y Técnico del municipio.