16 de abril de 2024
Cuando el río suena...Salta

Si renuncia el comisario Ceballos, es poco

Compartir

La propia policía de Salta es investigada por su participación posible en una mega estafa con una financiera trucha que dejó un tendel de victimas, la mayoría policías y por cifras considerables de dinero. Salpica al jefe de la fuerza el comisario Miguel Mariano Ceballos. Al mismo tiempo aparecen cortacircuitos con el procurador de la provincia, el Dr. Pedro García Castiella. En este triangulo de desavenencias institucionales aparece la figura del Secretario de Seguridad Benjamín Cruz.

La cadena de protección e impunidad refleja que un sector de la fuerza está sostenido políticamente, aunque se dieron con un frontón muy fuerte y con ganas de hablar, como lo es el procurador Castiella.

En este sentido el jefe de la policía salió a poner paños fríos sobre su decisión inconsulta de desplazar al comisario Juan Ramón Miranda, jefa del área de Investigaciones del CIF. Ceballos, dijo que su camarada de fuerza no fue desplazado “por irregularidades sino que tiene que ver con la espera de la redesignación de nuevas funciones. No está acusado de nada. Dentro de las facultades de la Policía está la reorganización de los recursos policiales y entre esos está el comisario Miranda”

También dijo que la versión sobre su responsabilidad en la financiera trucha “es totalmente falsa la información, maliciosa, intentando desprestigiar, y así lo hicieron, a la institución policial y a mi persona buscando de alguna forma desestabilizar a la cúpula policial que yo encabezo”

El tema no es menor. Por esta estafa al personal policial, hubo 15 allanamientos, producto de los cuales se secuestraran 16.800.000 millones de pesos, 16.500 dólares, 11 automóviles, 7 camionetas y 3.000 contratos firmados y confeccionados. Por ahora se detuvo a ocho personas y están dos prófugos.

Entre otros papeles, se encontraron entre 400 y 500 contratos en blanco listos para llenar, cédulas verdes, cédulas parcelarias, dos cajas fuertes cerradas y bienes muebles (heladeras, tv smart, bicicletas) recientemente adquiridas, lo que da cuenta del movimiento de dinero de la financiera falsa.