13 de abril de 2024
Policiales

Espionaje, armas y organización criminal: el caso Palavecino sacó el lado más oscuro de Salta

Compartir

Cristian “Gringo” Palavecino, el centro de las investigaciones, llevaba a cabo operaciones de espionaje y actividades de inteligencia en las sedes de las fiscalías penales de Orán y en las instalaciones del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF). Palavecino y su organización estaban altamente organizados, contando con anillos de seguridad armados y armas de guerra como fusiles FAL y ametralladoras.

En las pericias realizadas a los teléfonos de Palavecino, se encontraron más de 1,400 fotos de distintos domicilios y automóviles en Orán. Ante esta situación, el procurador general de la provincia de Salta, Pedro García Castiella, solicitó oficialmente al ministro de Seguridad de la Provincia, Marcelo Domínguez, reforzar la seguridad en las oficinas de las fiscalías penales. La solicitud se basa en el material probatorio obtenido de dispositivos electrónicos incautados durante la investigación del homicidio calificado de Alejandro Avandillo. Este material incluye pruebas relevantes para otros casos, incluyendo un robo calificado en perjuicio de la empresa Abra de Sol, en el cual Palavecino está implicado.

Las fotografías encontradas en los dispositivos de Palavecino muestran los edificios de las fiscalías penales, las instalaciones del CIF en Orán, edificios cercanos y postes de alumbrado público. Estos hallazgos sugieren una posible actividad de inteligencia y seguimiento por parte de una organización criminal. La detención de Palavecino se llevó a cabo hace un mes en un operativo en el que participaron más de cien policías, Palavecino estaba prófugo desde 2017.