19 de mayo de 2024
PolicialesSalta

La comunidad Wichí enterró a Pamela en medio del más puro de los abandonos

Compartir

Después de que fuera entregado el cuerpo de Pamela a su familia, la velaron en un cajón sostenido por dos sillas viejas, protegido tan solo por un plástico, en medio del abandono y la desidia; y ayer en medio del dolor y la resignación su familia cavó un sepulcro. Tan solo una cruz hecha de palitos, sin una placa, sin su nombre que seguramente se quedará en el olvido, ahí enterraron el cuerpito de Pamela la nena Wichí de 12 años brutalmente asesinada.

El cuerpo de Pamela Julia Flores, fue entregado a sus familiares de la comunidad Misión Kilómetro 2, en el departamento Rivadavia, en el norte salteño. El único detenido es un adolescente de 17 años, de la misma comunidad. Aunque la nena ya fue enterrada, el Ministerio Público Fiscal aún no informó la data ni la causa de la muerte.

En Misión Kilómetro 2 no creen que sea el único responsable del crimen. “Nosotros creemos que hay más implicados”, sostuvo el presidente de la comunidad, Raúl Manuel. Ante la linea de investigación que apunta a que el joven detenido, como el presunto femicida, sea el novio de la niña, la familia y la comunidad descartan esta teoría.

Tanto el presidente comunal como el referente de la ONG “De la mano por el mundo”, Germán Vildoza, contaron que recibieron la visita de una funcionaria de la Secretaría de Asuntos Indígenas, Sandra Ruiz que entregó algo de mercadería, pañales y facturas, y que al cabo de una hora se retiró usando de excusa la lluvia. La familia hizo una colecta, con eso compraron el cajón de Pamela.