19 de mayo de 2024
Salta

Las condiciones de extrema pobreza los llevó a construir a orillas del Río Vaqueros

Compartir

David Villarroel, director Regional de la organización de “Techo”, contó que dos de las familias afectadas residían en casas de emergencia construidas por ellos en septiembre del año pasado, Uno de los barrios más afectados por las lluvias fue el “Juan Manuel de Rosas”, de la zona norte de la ciudad de Salta. La crecida del Rio Vaqueros arrastró viviendas de familias asentadas en la rivera. Asistieron a 50 personas

Según contó Villarroel, a causa de la crisis que provocó la pandemia y a otras situaciones, algunas de las familias se asentaron a diez metros de la margen del río a fines del 2.020. Cuando en junio de 2.021 Techo se preparaba para construir cuatro casas de emergencia, las familias fueron notificadas de una medida de no innovar que les impedía el mejoramiento de sus viviendas y continuar con la construcción de las defensas para hacer frente al avance del río.

La construcción se dio en esa zona debido a la situación de extrema pobreza y precariedad en la que vivían las familias en sus carpas protegidas por cartones.

“Aparentemente la Policía detecta familias que se estaban asentando en el río. Lo extraño es que las familias estaban ahí desde mucho antes. Son familias que vivían hacinadas en otros barrios. Hay una señora que vino del interior escapando de la violencia y de amenazas de muerte de su ex pareja.  Hay otro caso de vendedores ambulantes que no tienen trabajo fijo. Otra mujer cursó su embarazo en una carpa, que su hijo esté vivo es un milagro”, describió Villarroel.

Por último, el director de Techo se refirió a la dificultad que tienen las personas que no poseen ingresos fijos y de determinado monto para acceder a terrenos o viviendas. “Mientras el Estado no genere una política pública de acceso al suelo urbano, las familias tienen dos opciones, o asentarse en terrenos que no sean de riesgo, o sea terrenos privados, o a la vera del río o en la ladera del río”, aseveró.

Según datos de RENABAP, en Salta hay 154 asentamientos y el 60% se inunda cada vez que llueve, mientras que el 23% se encuentra emplazado a menos de 10 metros de una ribera o río, lo que incide en mayores probabilidades de inundación y desastres económicos y de vida por la crecida del agua.