20 de febrero de 2024
Salta

Trabajadores golondrinas, y su sacrificio de buscar el sustento muy lejos de Salta

Compartir

Alfredo González, embalador de frutas y verduras de Colonia Santa Rosa, departamento Orán, quien cada vez que llega diciembre, como muchos, debe irse de su pueblo para seguir trabajando. 

Alfredo contó que se encuentra en La Plata embalando frutas y verduras y que se va cada vez que llega el verano, hace ya diez años. “Primero venía con mi papá que también es embalador, primera vez que vengo solo, antes llegaba al lugar sin un trabajo fijo, pero ahora como ya me conocen ya me avisan con tiempo y vengo a lo seguro, pero muchos vienen sin saber donde van a trabajar e igual consigue porque acá hay muchas fincas, una al lado de la otra”, explicó sobre cómo consiguen trabajo quienes llegan al lugar. 

Migrar en busca de trabajo

Como Alfredo, hay muchos que se van del pueblo, tal es así que disminuye considerablemente la cantidad de personas que se pueden ver en la calle, muchos piensan que la gente sale de vacaciones, algunos sí, pero generalmente la realidad es otra. “Yo solo vengo a hacer temporada en La Plata, me voy del pueblo porque tengo que seguir ganando plata para mandarle a mi familia, a mi mujer y mi hija. Eso es lo que me motiva para venir, ayudarlas económicamente”, explicó Alfredo González al diario El Tribuno de Salta. 

En cuanto a lo que ganan, reconoció que se les paga mejor afuera que en el pueblo, ya que en octubre de 2023, en Colonia Santa Rosa, cobró $120 por un cajón embalado y actualmente en La Plata gana $250.

La situación que afecta a todos

En medio de una profunda crisis económica y una abrumada inflación que atraviesa el país, para los golondrinas esta realidad no es diferente.  “Ya no se puede guardar algo de plata para comprar algo para nosotros o nuestra familia, solo se gasta para comer y no alcanza para más nada”, recalcó decepcionado Alfredo González. 

De igual manera doblan esfuerzos y continúan trabajando para luego volver a sus pueblos, pero solo por unos meses, ya que dentro de un año vuelven a irse. Cuando muchos salen de vacaciones ellos también se van, pero por trabajo.